30 Mayo, 2018

Rosa Briceño deja un extraordinario legado

La directora de orquestas, pianista y licenciada en educación, falleció el pasado martes 29 de mayo.

 

Prensa MPPC (30/05/2018) Licenciada en educación, magíster scientiarum en diseño de políticas públicas, pianista, docente, investigadora y directora de orquestas, coros y bandas sinfónicas son algunos de los títulos que constituyen la carrera de Rosa Briceño Ortiz.

 

Inició sus estudios musicales, en la especialidad de piano, en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, donde años más tarde fungió como directora. En los años 80, egresó como directora de coros de la Escuela de Canto Coral de la Fundación Schola Cantorum de Caracas, bajo la tutela del maestro Alberto Grau; y de forma simultánea, guiada por la maestra Modesta Bor, se especializó en composición en la Escuela de Música “José Lorenzo Llamozas”.

 

Ortiz, referente internacional en dirección de bandas sinfónicas, fue la primera mujer en la cátedra de dirección orquestal del maestro Gonzalo Castellanos Yumar; e integra la primera generación de mujeres en Venezuela en titularse como directora de orquesta. Vale destacar que a los 26 años de edad dirigió por primera vez la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, y más tarde, en 1994, audiciona en la Banda Marcial Caracas, donde se convierte en la primera y única mujer en obtener la titularidad dentro de esa centenaria agrupación.

 

Su legado trasciende el ámbito musical, como mujer rompió barreras y estereotipos impuestos en un espacio liderado por hombres. En lo formativo, compartió sus conocimientos de dirección musical con una metodología que trasciende generaciones; y a través de su práctica reivindicó el repertorio de compositores latinoamericanos.

 

La pianista, en su afán por reafirmar la memoria histórica, participó en la edición número 55 de la Revista Musical de Venezuela, publicación académica arbitrada que lleva adelante la Fundación Compañía Nacional de Música (FCNM); con un artículo sobre la importancia cultural de la retreta como expresión musical en Venezuela.

 

La trayectoria de Briceño Ortiz traspasó fronteras, países como BrasilColombiaArgentinaEstados UnidosSingapur se deleitaron con su vocación y constancia. Su participación como: miembro del directorio de la Asociación Mundial de Bandas y Ensambles de Viento (Wasbe), directora regional del centro Latinoamericano de Música (Celam), directora del Diplomado Latinoamericano en Dirección de bandas CELAM- UCV  y de la Cátedra Latinoamericana de Dirección de Bandas; marcan un precedente dentro del mundo sonoro nacional e internacional.

 

Con su desaparición física, a los 64 años de edad, el mundo musical venezolano se entristece; sin embargo, su legado continúa en la sonoridad del país. El Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la FCNM se unen a tan sensible pérdida. (Texto: Harold Palacios)